El Gobierno de Nicaragua continúa denunciando, rechazando y condenando los intentos de un grupo de Estados miembros de este Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que violenta la Soberanía Nacional del Estado nicaragüense, al insistir en conformar un Grupo de Trabajo sobre Nicaragua y pretender autoerigirse en una autoridad supranacional, ilegítima y arbitraria para agredir política y diplomáticamente al Gobierno nicaragüense”, dijo Moncada.

En forma enfática y meridianamente clara el Gobierno de Nicaragua expresa su desacuerdo, rechazo y desconocimiento total al Grupo de Trabajo espurio que el Consejo Permanente de la OEA intenta organizar con clara intención de intervenir en los asuntos internos de nuestro país, lo cual es inadmisible y rechazamos”, añadió.

Dijo que esa actitud confirma el interés de Estados Unidos de continuar aplicando la doctrina Monroe y sus acciones expansionistas, desestabilizadoras, incluyendo golpes de Estado contra los gobiernos progresistas.

Quienes materializan esta condenable acción deben rendir cuentas a sus pueblos por actuar en forma inamistosa contra el pueblo libre y soberano de Nicaragua”, advirtió.

Recalcó que toda decisión que tome el Consejo Permanente sin la aprobación del Estado nicaragüense “no tiene carácter vinculante y no puede ser impuesto a nuestro país, por lo que no recibiremos en el territorio a ningún Grupo de Trabajo organizado por este Consejo Permanente”.

 Acción irrespetuosa

 “Nicaragua rechaza y condena esa acción irrespetuosa de un grupo de países de este Consejo, al intentar constituirse en una autoridad extranjera, inmiscuyéndose en los asuntos internos que competen exclusivamente a los nicaragüenses”, dijo el diplomático.

Esa actitud contraviene la Carta de la OEA que prevé que ningún Estado o grupo de Estados tienen derecho de intervenir directa o indirectamente en los asuntos internos o externos de otro Estado, independientemente del objetivo en que se quiera justificar”, sentenció.

Señaló que el principio de respeto a la Soberanía de los Estados, incluye no solamente la acción de la fuerza armada, “sino también cualquier otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado y de los elementos políticos, económicos y culturales que lo constituyen”.

Reclamó que la sesión del Consejo Permanente ha incluido por sexta vez un tema de asuntos internos del Estado de Nicaragua sin su consentimiento, “el cual no ha sido solicitado ni autorizado por nuestro Gobierno, lo que hemos manifestado en la nota verbal del 30 de junio y la nota entregada el siete de agosto de 2018 a la distinguida presidenta de este Consejo Permanente”.

Nicaragua repudia este acto de injerencia en los asuntos internos de nuestro país que atentan contra su Soberanía Nacional y su Independencia”.

Actitud injerencista

El Canciller Moncada señaló: “Recomendamos a los Estados miembros de esta Organización, involucrados en esta trama inamistosa y de mala fe, a que desistan de su actitud injerencista y respeten la Soberanía del Estado nicaragüense”.

“Nicaragua no acepta la imposición por parte de un grupo de países que mantiene una actitud de acoso y de revanchismo político diplomático contra nuestro país. No tiene sentido esa actitud carente de amistad y cordialidad en contra del pueblo nicaragüense, y en su legítimo gobierno”, recalcó.

Observó que no es apropiado ni se corresponde con el espíritu de integración y unidad latinoamericana y caribeña este comportamiento de algunos miembros de la OEA con otro país miembro como es Nicaragua.

No aceptarán presencia de Grupo interventor

Reiteramos y enfatizamos con meridiana claridad que Nicaragua no aceptará la presencia de ningún Grupo de Trabajo que no haya sido acordado de consenso y autorizado por nuestro Gobierno”, sentenció el Canciller.

Esta resolución no contribuye a la paz ni a la seguridad de las familias nicaragüenses afectadas por el intento de Golpe de Estado y por las maniobras mediáticas, de desinformación, de algunos organismos internacionales, cuyas falsedades, nuestro Gobierno, paulatinamente viene aclarando a la opinión pública nacional e internacional”, dijo.

Nicaragua hará respetar Soberanía

Comunicamos a los distinguidos representantes permanentes que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional hará respetar la Soberanía Nacional del Estado nicaragüense, su Constitución, sus leyes y la institucionalidad del país”, indicó.

Recordó que Nicaragua se ha caracterizado por ser un país amante de la paz, el diálogo, de la búsqueda del consenso, la negociación pacífica y amistosa, la seguridad y las buenas relaciones de respeto entre los Estados y Gobiernos.

Golpe ha sido derrotado

El injerencismo no es política ni práctica de nuestro Gobierno, en base a esta realidad, principios y valores demandamos reciprocidad de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos”, añadió.

“Reiteramos que el intento de Golpe de Estado en contra del Compañero Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, ha sido derrotado y el pueblo nicaragüenses ha retornado a sus labores cotidianas normales y las actividades económicas, sociales, productivas y culturales del país en un ambiente de restitución y creciente seguridad.

Expresamos y reiteramos a los distinguidos miembros de este foro que Nicaragua seguirá defendiendo y exigiendo el respeto al principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados”, advirtió.

“Continuamos resolviendo nuestros asuntos internos, fortaleciendo el Estado de Derecho, institucionalidad, su democracia representativa, participativa y directa, promoviendo la paz, el entendimiento a través del diálogo, la reconciliación de las familias nicaragüenses y el fortalecimiento progresivo del bien común”, expresó.