El papa Francisco pidió este domingo una "solución pacífica y democrática" en Venezuela en una referencia al país latinoamericano con motivo de la próxima conmemoración, el 5 de julio, de su independencia.

El pontífice manifestó que reza "por esta querida nación" y expresó su "cercanía a las familias que han perdido a sus hijos en sus manifestaciones en la calle".

"Hago un llamamiento para que se acabe con la violencia y se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis", añadió el papa ante los fieles congregados en la Plaza de San Pedro que asistieron al tradicional rezo del Ángelus.

"¡Que nuestra señora de Coromoto interceda por Venezuela!", concluyó el papa, que rezó a continuación un avemaría con los miles de personas que le escuchaban, al hacer alusión a la patrona del país caribeño.

Las manifestaciones violentas opositoras en Venezuela comenzaron en abril pasado, para exigir principalmente la dimisión de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y la realización de elecciones.

Sin embargo, pese a los llamados al diálogo del presidente Nicolás Maduro, la fijación de un calendario electoral, y la mediación del Vaticano y otros líderes regionales, las acciones vandálicas y violentas se mantienen bajo el auspicio de la autodenominada organización opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Hasta el momento, casi 90 personas han muerto y cientas han quedado heridas en sucesos en medio de las protestas.

Asimismo, los manifestantes de derecha se oponen a la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, una disposición de la Constitución de Venezuela, convocada por el presidente Maduro como medida para "enriquecer la actual Carta Magna y para lograr la paz" en el país sudamericano.