El Canciller Dennis Moncada, reiteró en la Sesión Ordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) que el Gobierno de Nicaragua “tiene el deber de defender la paz, el derecho a la vida y el ejercicio de los derechos fundamentales de todas y todos los nicaragüenses”.

“Señora Embajadora Rita Hernández, Presidenta del Consejo Permanente de la OEA. Señor Luis Almagro, Secretario General de la OEA, Señor Paulo Abráo, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Señores Representantes Permanentes, Alternos y Observadores de las Misiones Permanentes ante la OEA.Nicaragua desea reafirmar en este Consejo Permanente de la Organización su compromiso sostenido de respeto y protección a los derechos humanos de los nicaragüenses y a las personas de otros Estados que residen o transitan por nuestro país”.

“La Constitución Política de Nicaragua reconoce y garantiza los derechos fundamentales en su artículo 46 que expresa que: En el territorio nacional toda persona goza de la protección estatal y del reconocimiento de los derechos inherentes a la persona humana, del irrestricto respeto, promoción y protección de los derechos humanos, y de la plena vigencia de los derechos consignados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos; en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre; en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de las Naciones Unidas y en la Convención Americana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos”, detalló.

EN VIVO

#LOÚLTIMO Canciller Denis Moncada reafirma compromiso del gobierno nicaragüense, de proteger y garantizar los derechos humanos de tod@s. www.vivanicaragua.com.ni

Gepostet von Viva Nicaragua – Canal Trece am Mittwoch, 11. Juli 2018

Reiteró que el gobierno de Nicaragua continuará cumpliendo los compromisos internacionales del Estado en materia de Derechos Humano, en un esfuerzo mancomunado entre gobierno y ciudadanía, contribuyendo a restaurar la reconocida seguridad, estabilidad y paz que gozaba Nicaragua antes de los dolorosos hechos del 18 de abril.

Moncada presentó en la OEA un informe en el que detalla las acciones criminales y terroristas que la oposición ha ejecutado en el país, con el objetivo de dar un golpe de estado.

“La actividad delincuencial de la bandas terroristas realmente ha causado crímenes, asesinatos, muertes, secuestros, torturas a nuestra población durante todo este tiempo, y eso lo hemos denunciado y hemos enviado comunicación a los organismos de derechos humanos que visitan nuestro país”, indicó.

“En este contexto de intento de golpe de estado y ruptura del ordenamiento constitucional en Nicaragua el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) hace saber a las familias nicaragüenses y a la comunidad internacional que como Estado y gobierno legal y legítimamente constituido tiene el deber de defender la paz, el derecho a la vida y el ejercicio de los derechos fundamentales de todas y todos los nicaragüenses, el derecho a la libre circulación de las personas, los pueblos y mercancías en todo el territorio nacional”, agregó.

El diplomático afirmó que “Nicaragua ha dicho basta ya al sufrimiento impuesto por grupos terroristas a las familias nicaragüenses que han sido rehenes a partir del 18 de abril hasta la fecha, en clara violación de la Convención Internacional contra la forma de Rehenes de las Naciones Unidas y de la Convención Interamericana contra el Terrorismo”.

“El Gobierno de Nicaragua reconoce que todo ciudadano nicaragüense tiene derechos a la libertad y a la seguridad de las personas. Así lo establece la Constitución de la República de Nicaragua, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y la Carta de las Naciones Unidas”, indicó

Asimismo reiteró que “el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, reitera al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional su compromiso indeclinable en continuar trabajando para restaurar la seguridad, la paz, el derecho a la vida, la armonía y la convivencia pacífica, la unidad y la reconciliación de todos los nicaragüenses para hacer frente común al terrorismo, la delincuencia, el secuestro, la tortura, los tratos crueles, inhumanos y degradantes, los crímenes terroristas, haciendo cumplir la constitución y las leyes del país en aras del bien común, para lo cual la Policía de Nicaragua y todas las instituciones del Estado deben cumplir y están cumpliendo con las funciones y disposiciones que les mandata la constitución y las leyes de la República”.

Añadió que “establecida la Paz, la Seguridad y el Libre ejercicio de los derechos fundamentales de todos los nicaragüenses, nuestro gobierno reitera al pueblo de Nicaragua y a los países miembros de la Organización de Estados Americanos y la Comunidad Internacional, nuestra plena disposición de escuchar en el diálogo nacional todas las propuestas e iniciativas de democratización y fortalecimiento institucional dentro del marco constitucional y las leyes que rigen el país, a fin de que se puedan consensuar para su aprobación en la que se incluyan previamente los puntos relacionados con la restitución de la paz, la seguridad, la tranquilidad de todas las familias nicaragüenses, el cese del terrorismo, el libre tránsito de personas y del transporte público y privado vital para la sobrevivencia de todas las familias nicaragüenses”.

“La paz y la seguridad son valores y necesidades vitales, el diálogo es la ruta para consensuar acuerdos, respetando la constitución política de nuestro país y el Estado de Derecho”, enfatizó Moncada, quien agradeció a los representantes de los países de América Latina y El Caribe en este foro de la OEA “por sus preocupaciones, por su solidaridad, respetando la Soberanía de Nicaragua”.

El Canciller también destacó que actualmente el pueblo de Nicaragua ha sufrido los embates terroristas de grupos políticos internos y externos, a los que se ha sumado el crimen organizado transnacional, con el fin de realizar un golpe de estado y el cambio del gobierno legítimo del Presidente Daniel Ortega Saavedra, democráticamente electo conforme a la Constitución Política de Nicaragua y las leyes del país.

Dijo que el Gobierno de Nicaragua, el pasado 30 de mayo, firmó un acuerdo con la Secretaría General de la OEA y la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para la creación de un grupo interdisciplinario de expertos independientes, con la finalidad de apoyar y coadyuvar en las acciones investigativas iniciadas por el Estado nicaragüense, para el esclarecimiento de los hechos de violencia ocurridos del 18 de abril al 30 de mayo del año en curso.

“Oficialmente recibimos a los integrantes de estos grupos de expertos el pasado 2 de julio y la Secretaría Ejecutiva de la CIDH anunció en Managua la instalación oficial de dicho grupo el día 3 de julio. Conforme el acuerdo de creación del grupo interdisciplinario de expertos independientes, nos encontramos en este momento en proceso de acordar un protocolo de actuación para establecer un marco referencial de colaboración que permita implementar y cumplir dicho acuerdo basado en estado de derecho y respeto a la soberanía de Nicaragua”, explicó.

Agregó que en la primera semana de julio arribó también a Nicaragua el equipo técnico de mecanismos de seguimiento de la CIDH a realizar acompañamientos y asistencia a la comisión de verificación y seguridad de la mesa del diálogo nacional. De igual manera se hizo presente la delegación de la Secretaría General de la OEA.

Durante su estancia en Nicaragua se hicieron coordinaciones para que ese equipo técnico se desplazara y visitara los centros de detención en los cuales ellos han podido constatar el estado en que se encuentra los detenidos y verificar que no fueron objeto de tortura, desmintiendo lo expresado por medios de comunicación que se oponen al gobierno.

Así mismo expresó que el Gobierno de Nicaragua ha recibido la visita de la Oficina Regional del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos, para los que el Gobierno de Nicaragua ha brindado apoyo para que puedan observar la situación de los derechos humanos en el país.

“Nuestro Gobierno ha estado informando de manera constante a la CIDH, a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos y a las distinguidas misiones permanentes y observadores sobre los hechos terroristas provocados por los grupos delincuenciales que intentan derrocar al legítimo y constitucional gobierno de Nicaragua”.

“El Gobierno de Nicaragua continúa trabajando por el restablecimiento de la paz y la seguridad que ha sido interrumpida desde el sábado 18 de abril con los actos terroristas, asesinatos, secuestros, incendios, torturas, saqueos y destrucción de viviendas familiares, edificios públicos y privados cometidos por los grupos vandálicos y terroristas”, remarcó el Compañero Denis Moncada.

Terrorismo y el crimen organizado intentan destruir Nicaragua

El Canciller subrayó que el terrorismo y el crimen organizado transnacional intentan destruir Nicaragua.

En el país se inició “y continúa desarrollando un intento de golpe de estado, una ruptura del orden constitucional. Hoy Nicaragua está siendo afectada por ese fenómeno, mañana puede ocurrir en uno u otro de los países de América Latina y El Caribe miembro de la Organización de los Estados Americanos. Es un peligro latente, es una amenaza presente que afecta en este momento no solo a Nicaragua, sino también a la seguridad y a la estabilidad de la región”, expuso.

El diplomático invitó a los representantes a analizar con calma el fenómeno que está ocurriendo en Nicaragua, y acentuó que el Gobierno está cumpliendo con la Constitución y la Ley actuando “en correspondencia para resolver la situación interna de Nicaragua por un lado en el diálogo conversando para rescatar, restituir la estabilidad, la seguridad, el cese a la violencia, y el libre tránsito en todo el país; y el diálogo y la conversación para discutir los grupos que algunos grupos pequeños de oposición están planteando como necesidad de fortalecimiento de la democracia y de la institucionalidad en Nicaragua”.

También remarcó que el Gobierno está abierto al diálogo sobre los temas de democratización, pero aseguró que “es necesario sí crear las bases de la paz y la estabilidad para poder dialogar y consensuar lo que sea consensual en el marco de la constitución, del ordenamiento jurídico, del Estado de Derecho”.

Explicó que si se rompe la constitucionalidad y el estado de derecho “difícilmente podemos hablar de fortalecimiento de la democracia y fortalecimiento de la institucionalidad”.

“Cualquier ruta que diseñemos necesariamente pasa por el respeto a la Constitución Política de Nicaragua, o de cualquier otro país en casos similares, al respeto en su ordenamiento jurídico y al respeto al Estado de Derecho de forma plena”, valoró.

“No se puede tratar de resolver una situación si los países amigos nos piden que rompamos o quebramos la constitución para resolver una situación. Nosotros solicitamos la comprensión de todos los países de América Latina y El Caribe para que apoyen a nuestro gobierno de Nicaragua en el fortalecimiento institucional basado en el respeto al Estado de Derecho, basado en el respeto a la Constitución”, añadió.

“No podemos sentar precedentes en América Latina y El Caribe, y en el seno de esta organización de cambiar un gobierno ipso facto, de la noche a la mañana, hoy mismo o mañana, planteando rupturas del orden constitucional, lo cual como ustedes saben le ha costado mucho a América Latina y El Caribe”.

“Todavía existe el dolor y el recuerdo de épocas pasadas difíciles y duras, por consiguiente debemos ser mesurados, ponderados en el análisis y la reflexión para no acusar de primas a primeras de señalar a un Estado, a un gobierno por violaciones que no está cometiendo, que está siendo víctima de la confabulación internacional de pequeños grupos políticos combinados con fuerzas transnacionales de delincuencia organizada internacional y con financiamiento externo para romper y terminar con un gobierno legalmente constituido, un gobierno constitucional como es el gobierno del Presidente Daniel Ortega”, expresó el Canciller.

“Cuidémonos del terrorismo disfrazado de grupos políticos y disfrazados y apoyados por grupos internacionales de la delincuencia transnacional”, advirtió Moncada.

Detalles de las acciones terroristas

Denunció que el pasado 19 de junio un grupo de terroristas armados y encapuchados robaron dos cisternas de combustible, las que ubicaron a cien metros de distancia de la delegación de Policía de Jinotepe, en una zona poblada, lanzando morterazos y cocteles molotov, amenazando con hacerlas explotar, poniendo en riesgo la vida de la población, acción a todas luces terroristas.

La dirección del cuerpo de bomberos alertó, en ese momento, que una explosión afectaría a familias y viviendas de cuatro barrios de Jinotepe, poniendo en riesgo la seguridad y las vidas.

En esta ciudad de Jinotepe y lugares circundantes, estos mismos terroristas, durante más de 40 días, mantuvieron secuestrados en carácter de rehenes, a más de 400 furgones y sus conductores, transportistas centroamericanos, provenientes de El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Panamá y Honduras, quienes padecieron hambre, enfermedades, hostigamientos, y amenazas de muerte.

“La Constitución Política de Nicaragua, reconoce el derecho a la protesta pacífica y establece la protección estatal y el reconocimiento de los derechos inherentes a la persona humana, así mismo se contempla que los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común”, subrayó Moncada.

Añadió que no puede confundirse una protesta pacífica, con actos terroristas, cuya secuela ha dejado en la población una estela de asesinatos, secuestros, torturas, amenazas de explosiones y todas de rehenes como el caso de los más de 400 conductores y transportistas en sus furgones, y conductores centroamericanos.

“Ante el llamado y preocupación de los gobiernos de los países del Sistema de Integración Centroamericano, expresada en la cumbre de jefes de estado el pasado 30 de junio en República Dominicana, nuestro gobierno expresó a la Conferencia Episcopal de Nicaragua y a la CIDH, en su carácter de acompañante, la necesidad urgente de proteger la vida y los derechos de estos transportistas centroamericanos, sin obtener resultados positivos, ni pronunciamiento en lo que se denunciara las violaciones de derechos humanos a los que fueron sometidos estas personas centroamericanas”.

Moncada dejó claro que el Gobierno de Nicaragua ha condenado de manera enfática todos los hechos de violencia terroristas ocurridos desde el 18 de abril hasta la fecha, que han enlutado a las familias nicaragüenses. “Repudiamos estas acciones que han venido atentando en contra de la paz, la estabilidad, la unidad y la reconciliación de la que veníamos gozando todos los nicaragüenses sin distinción de ninguna naturaleza”.

“Entre los crímenes cometidos por los grupos vandálicos en Jinotepe y Diriamba, 8 compañeros y compañeras han sido asesinados. 20 compañeros y compañeras secuestradas, 16 Instituciones públicas, han sido atacadas, saqueadas, incendiadas y destruidas. Padres e hijos han sido asesinados como el caso de Cristhoper Castillo y Roberto Castillo Cruz. Compañeras y compañeros de la Policía, Militantes del FSLN y la Juventud Sandinista han sido secuestrados, asesinados y sometidos a tratos crueles, inhumanos y degradantes, nunca antes visto en la historia de nuestro país. Eso no es protesta pacífica es terrorismo, violencia encaminada a sembrar el caos y la ruptura el orden constitucional”.